Anchimalen

Hosteria
Anchimalen AnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalen
Anchimalen AnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalenAnchimalen

Anchimalen

Hosteria

Dirección:

Avenida 4 y Paseo 106

Localidad:

Villa Gesell

Teléfono:

(02255) 46-2380

Servicios:

Aire Acondicionado Bar Desayuno Ropa Blanca Parrillas Solarium Tarjetas de Débito TV en habitaciones Wi-Fi Estacionamiento Sello de Calidad Sanitaria

Anchimalen, inaugurada el 5 de Octubre de 1996, fue creciendo día a día como todos nosotros; se fue renovando, ampliando y lo seguirá haciendo año tras año. En este tiempo que tiene de vida, han pasado muchas personas y personajes; gente famosa y gente que no lo es; argentinos y extranjeros; chicos y grandes; parejas, amigos, gente solitaria, gente con ganas de divertirse, gente con ganas de descansar, gente que vino a trabajar, gente que solo vino de paseo, pero sobre todas las cosas, gente que nos eligió, gente que tenía ganas de compartir momentos agradables, cálidos, totalmente abierta, dispuesta a brindarnos todo su afecto y a aceptar el nuestro, a compartir largas charlas, deliciosas cenas, brindis muy positivos, y por supuesto, gente que nos ayudó a escribir nuestra historia. Por todos aquellos que pasaron, están y vendrán, Gracias!!!!

 

 

Anchimalen fue pensada y concebida en el corazón, por el año 1991, por dos grandes personas descendientes de italianos que eligieron Villa Gesell como su lugar en el mundo. Donde formar una familia, ver crecer a sus hijos y futuros nietos, en un paraíso como lo es esta ciudad. Estas dos personas, Renato y Adriana, trabajaron hombro a hombro para conseguir sus sueños, los cuales se ven reflejados hoy en esta hermosa Hostería, donde han vivido y continúan viviendo, sus sueños y anhelos. Compartiéndolos con personas que jamás se hubieran imaginado, cada huésped, cliente y ahora amigos.

Hoy disfrutan de sus amigos (huéspedes) con momentos únicos, compartiendo un asado, mate, café y hasta partidos de fútbol. No sólo han logrado ese sueño, sino que lo comparten con su familia, hijos y sobre todo, nietos. Gracias a su carisma y cordialidad, Anchimalen, atendida por sus dueños, continúa y continuará siendo un lugar cálido donde pasar unas vacaciones únicas.